Vicent Marzà: "Hemos aumentado alrededor de un 30% la inversión por alumno y año en la escuela pública valenciana desde el 2015"

Entrevista con el Conseller de Educación, Cultura y Deporte de la Generalitat Valenciana dentro del espacio Converses

Vicent Marzà, maestro de profesión y vocación y político comprometido en el cargo de Conseller de educación, cultura y deporte. En el Botánic 1 muchos lo han considerado como una pieza clave del éxito por su papel dialogante. A punto de acabar este 2019, valoramos las acciones más transversales en las tres áreas como es el Plan Edificant, Xarxa Llibres, Fes Cultura o los diferentes proyectos que ponen en valor el deporte para los más jóvenes.

El proyecto estrella de la Consellería es el Pla Edificant, y el objetivo es acabar con los barracones en 2022.

El objetivo es acabar con los centros que están íntegramente en barracones y de forma crónica. Los barracones tienen sentido si la obra ha empezado, pero no tiene sentido que haya escuelas íntegramente en barracones, como nos encontramos cuando llegamos, con más de 8.000 niños y niñas que estaban íntegramente en barracones, sin los planos hechos, ni voluntad de construir un centro ni las obras en marcha a años vista…

Por lo tanto, este plan es para dignificar las infraestructuras educativas. Por un lado, acabar con los centros que crónicamente estaban en barracones; hacer que el conjunto de los centros educativos estén en las condiciones que toca; y un tercer eje de actuación, que es trabajar la eficiencia energética en los centros educativos. Por lo tanto, preparar nuestras infraestructuras para este modelo de transición ecológica del sistema para reducir mucho más los gastos energéticos y atender mucho mejor el cambio climático que desgraciadamente ya tenemos aquí.

Este curso académico hemos vivido una de las reivindicaciones, el Colegio 103 que finalmente ha visto la luz. ¿Qué balance puede hacernos del Pla Edficant?

El balance es positivo. El pla Edificant es un proyecto que iniciamos nosotros, un instrumento nuevo al servicio de la construcción de centros educativos con colaboración de los ayuntamientos. Ellos hacen la tramitación administrativa y nosotros ponemos los recursos. Tenemos más de 700 millones de euros delegados en ayuntamientos para construir centros educativos. Buena muestra de esto es que muchos centros que, o bien estaban íntegramente en barracones, o necesitaban una reforma integral, sus obras o han empezado ya o están a punto de hacerlo.

Otros, que hacemos directamente en la consellería ya están acabadas, como la del 103, la de Rafelbunyol, Almàssera y tantas otras. Pero no solo esto, sino que seguimos avanzando con la construcción por parte de la consellería de forma directa, o con la colaboración de los ayuntamientos con el Pla Edificant.

A veces cuando la oposición habla precisamente de barracones, parece que no conocen el proceso de licitación, o para que está un barracón…

Sí, no es que lo desconozcan, lo hacen totalmente conscientes. Saben perfectamente que la apuesta actual es totalmente incomparable con la que hacían en los gobiernos de derechas. Cerraremos este año habiendo ejecutado más presupuesto en infraestructuras, certificando obras hechas, en un año que en cuatro años del PP. Creo que tienen poco que decir, además con un instrumento claro, con una gran apuesta y un presupuesto de más de 400 millones de euros para el 2020 y con los efectos directos que se están generando.

Es generar tensión por tensión, yo mismo lo he dicho. Yo les preguntaba si es que la escuela 103 para ellos es un holograma, que les preguntan a las familias si están bien o no. Que preguntan al resto de centros que ya están en construcción o que hemos estrenado. Este año han sido 7 centros educativos que hemos estrenado nuevos, que hemos empezado el curso y que no estaban construidos el año pasado. Es la muestra de que está funcionando y que la apuesta es clarísima también en el concepto de la eficiencia energética que estamos trabajando mucho porque sea realidad.

«Con Xarxa Llibres Las familias ahorran muchos recursos, más de 200 euros de media al año por cada niño.»

Una de las primeras medidas del Botànic fue la Xarxa Llibres, que supone un cambio de paradigma a las familias, sobre todo cuando tienen que hacer un gasto importante en libros. ¿Qué balance haces de esta medida y, sobre todo, cómo ha afectado a las familias valencianas?

Es otro ejemplo del que la oposición critica al principio para hacer ruido, pero después cuando llega y se consolida el proyecto, como ha pasado aquí, no solo nadie lo critica sino que todos lo llevan en el programa. Es un balance positivo, porque incluso hemos conseguido romper con las reticencias de los partidos de la oposición, porque tiene un efecto muy positivo para la ciudadanía. Las familias ahorran muchos recursos, más de 200 euros de media al año por cada niño. Sobre todo tiene un doble efecto: uno para las familias, que ayuda a hacer que nadie pase vergüenza por decir que no puede comprar libros, no hace falta. Y una segunda parte, que trabaja también una parte mucho más de toma de conciencia y de valores, que los alumnos ayuden y aprendan a poder reutilizar los materiales, poder cuidarlos porque saben que no son solo suyos, y el valor medioambiental de reutilización de los recursos.

Ya hemos visto como las becas comedor han aumentado año tras año, cosa que supone también una medida para las familias. ¿Cómo han evolucionado estas becas desde que estáis en el gobierno y cual es el objetivo final?

El objetivo final es muy claro: que no haya una carga de acceso para aquellos que tienen menos recursos ante los que tienen más en la educación pública. No puede ser que hubiera niños y niñas que no accedieses en igualdad de oportunidades a la escolarización. Que hubiera familias que no se pudieran pagar los libros, que se tuvieran que buscar una academia para aprender inglés y no podían pagarla. Ahora les garantizamos con la ley del plurilingüismo, puedan aprender, además del valenciano que es evidente, también el inglés. Tenemos más de 800 auxiliares nativos de conversación en los centros públicos, es una apuesta clarísima.

Otro peaje que hasta ahora pagaban aquellos que podían para aprender inglés y los que no podían pagarlo, no aprendían. Estamos apostando para que todo el mundo tenga las mismas oportunidades.

Pasa lo mismo con el comedor, no puede ser un lugar donde se segregue, que se quedan solo quién pueda pagarlo. Por eso hemos aumentado muchísimo las becas comedor, ahora mismo tenemos 50 mil niños y niñas más que cuando llegamos al gobierno, que tienen beca comedor. Es un aumento muy significativo.

Cada año vayamos subiendo el presupuesto, el año que viene también. Esta semana aprobaremos el presupuesto y quedará clara la apuesta. Hacer progresivas las ayudas para que todo el mundo tenga ayuda y garantizar también acceso a actividades complementarias que van con el comedor.

Una cuestión muy importante: las personas que necesitan de verdad una gran ayuda, lo tienen gratuito. No una parte, sino el 100% gratuito. Y el resto, ayuda en función de su renta. Por lo tanto, ayudamos a redistribuir y a hacer de verdad que el sistema sea equitativo.

La oposición continúa criticando que las familias no pueden elegir entre valenciano y castellano en las aulas. Al final, son los consejos escolares y las AMPAs los que eligen, no el Conseller. ¿Cómo lo tenemos que decir para romper esta fake news, que es muy habitual?

Pues el sistema es muy claro. Nosotros planteamos que los niños y las niñas aprendan las tres lenguas. Para hacer esto, hemos propuesto un modelo pedagógico, académico, basado en aquello que nos han dicho las universidades que se tiene que hacer, y adaptado a cada entorno. Por eso, cada centro decide en el Consejo Escolar cómo adapta al entorno real de los niños y las niñas de cada escuela o instituto, como se tiene que hacer porque aprendan las tres lenguas.

«Nosotros estamos apostando mucho para formación del profesorado por el cambio metodológico. También tenemos que enseñar a aprender lenguas, no de una manera teórica, sino también trabajar las aptitudes lingüísticas.»

Pasa por una propuesta del claustro, con una votación al consejo escolar, y hay el debate para consensuar y hacer que el aprendizaje sea real y efectivo, adaptado en cada centro. No es lo mismo el que necesita un centro de Morella que un centro de Oriola. Esa adaptación se hace de acuerdo con la realidad del centro y nosotros posamos los recursos necesarios y, sobre todo acompañamos al profesorado, el más importante de todo.

De esto se habla poco: nosotros estamos apostando mucho para formación del profesorado por el cambio metodológico. También tenemos que enseñar a aprender lenguas, no de una manera teórica, sino también trabajar las aptitudes lingüísticas, la apertura hacia el aprendizaje de las diferentes lenguas, etc. estas metodologías también las hemos integrado, es una apuesta clara con participación del conjunto de la comunidad educativa y adaptándose a cada entorno y a los niños, que es el importante. No la pelea de los diferentes partidos.

Otro dato muy significativo es la bajada de ratio de alumnos por maestro que habéis conseguido en estos años. ¿Cuál es el objetivo porque está bajando de forma muy positiva?

Es la apuesta a largo plazo. Estamos satisfechos de cómo ha bajado, pero todavía queremos más, no es suficiente para nosotros. Han bajado 5 alumnos menos por aula de media, esto implica poder atender de forma más individualizada y con una mayor calidad, mayor acompañamiento a cada niño y niña. Es una apuesta a largo plazo, pero todavía queremos ir más allá, porque se ve claramente donde los países tiene un valor transformador, que sirve para reducir las desigualdades. Es cuando hay más inversión por alumno. Hemos aumentado alrededor un 30% la inversión por alumno y año en la escuela pública valenciana desde el 2015. Pasa por ejemplo por esa individualización y mayor acompañamiento.

Por lo tanto, tenemos más profesorado, casi 8000 maestros más, menos alumnos por aula, para atenderlos mejor. Y todavía no es suficiente, tenemos que hacer mucho más. Por lo tanto, tenemos que continuar luchando para tener una mejor financiación para poder contratar más profesorado. Esto, sí o sí, es una exigencia que hacemos al gobierno estatal.

Parece que la educación concertada, por ejemplo, no está en los mismos niveles de ratio por alumno que la pública.

Nosotros hemos marcado la misma ratio, demostrando que lo que queremos que el conjunto del servicio de educación, tanto de titularidad pública o privada concertada, que los alumnos que van a la red concertada tengan las mismas condiciones y la misma ratio de calidad. Por eso, hemos bajado la ratio en los municipios que tienen centros concertados.

Es una mejora para niños y niñas. No se entiende que hayan patronales concertadas que no quieran que esto pase. Si alguien no quiere bajar el número de niños por aula para atenderlos mejor, no se está preocupando por la educación, sino por un negocio.

Sabemos que esa poca gente, porque no son pocos, evidentemente nos tendrá siempre delante, porque nosotros queremos garantizar que todos los niños y niñas valencianas tengan la mayor calidad de educación posible-

La política inclusiva es un eje transversal en las políticas del Botànic. Queréis conseguir que las aulas sean lo más inclusivas posibles, ¿cuáles son los objetivos? ¿Hacia donde vayamos?

Igual que decía antes, hace falta todavía mucho trabajo, aunque hemos avanzado mucho. Hemos aumentado el profesorado de atención específica. Todos los niños y niñas son varios, todos tienen y tenemos nuestra diversidad. Con esta atención diversa, a veces necesitamos profesorado especialista, o educadores que acompañen a cada alumno. Hemos hecho un nuevo marco normativo que cambia la forma de afrontar la diversidad en el aula, y trabajamos para intentar que en el máximo de posibilidades posibles, a poder ser el 100%, que los niños y niñas estén escolarizados en aulas ordinarias. Quiere decir que cualquier niño o niña con su diversidad, pueda convivir con el resto y tenga los recursos necesarios para poderlo hacer.

«Hemos aumentado por ejemplo más de un 40% las aulas de comunicación y lenguaje, en centros ordinarios. Tenemos 400 educadores más que están acompañando a nuestros niños y niñas pero todavía no es suficientes.»

Es la gran apuesta que estamos haciendo. Por eso hemos aumentado por ejemplo más de un 40% las aulas de comunicación y lenguaje, en centros ordinarios. Tenemos 400 educadores más que están acompañando a nuestros niños y niñas pero todavía no es suficientes. Nosotros gestionamos todo el personal no docente, que hasta ahora era otra Consellería, para poder atender mejor las sustituciones y por eso hemos creado esta dirección general de educación inclusiva, en la que se están generando recursos para la igualdad, recursos para la connivencia, recursos para la inclusión…

Cambiar todo el modelo es una apuesta a largo plazo. Ya empezamos a ver sus efectos, pero la apuesta es larga y servirá para mejorar la cohesión de la sociedad.

Uno de los retos también es dignificar la formación profesional, que siempre ha sido la más olvidada. ¿Cómo se puede hacer?

Pues tenemos una apuesta clarísima, lo llevamos desde la anterior legislatura. Todos los años estamos ampliando la oferta de FP. Las necesidades de formación en FP que nos demanda el sector productivo son altísimas. Todos los estudios nos dicen que en los años próximos, alrededor del 60% de los trabajos serán para personas tituladas en FP.

En cambio, no tenemos tanta oferta y, sobre todo, tanta demanda. Estamos ampliando la oferta y además de forma consciente y de forma totalmente coordinada con los sectores productivos a cada parte de nuestro territorio. Hay que adaptarse a las necesidades reales. El FP que ofrecemos tiene que servir para cambiar el modelo productivo. Si queremos un modelo cada vez más creativo, más cultural, eficiente, sostenible… necesitamos una formación que esté de acuerdo. Estamos haciéndolo en colaboración con las empresas, con los sindicatos y también con los alcaldes y alcaldesas de cada municipio, para determinar qué formación necesitamos. Además, además, subir el nivel de reconocimiento social del FP.

Por eso hemos hecho diferentes congresos y diferentes formaciones para que la gente vea que la FP no solo es útil, sino uno de los grandes caminos para encontrar trabajo de calidad, sostenible y adaptada a las necesidades reales de cada territorio, en este caso de cada comarca.

Usted tiene tres áreas importantes, educación, cultura y deporte. Al principio del Botànic II se hablaba que cultura quizás no dependería de la Consellería de Educación. ¿Le hace ilusión que se haya quedado aquí?

Claro, mucha. De hecho, quién me conoce bien sabe que me encanta la cultura y que es una de las pasiones que tengo y que estamos trabajando mucho desde el primer minuto. Estoy muy contento de poder continuar haciendo de conseller de cultura. De hecho la consellería de cultura tenía sentido que pudiera estar sola, pero para estar también con otras competencias, tiene todo el sentido del mundo estar con educación.

«Con el programa «Mochila cultural», por ejemplo, estamos generando nuevo público con la gente más joven, de los institutos y las escuelas, para que se acostumbran a ser creativos y a disfrutar de la cultura.»

Si hubiera estado sola, creo que tenía sentido, pero si va a estar con otras, mejor con educación porque estando con educación, podemos generar las complicidades que estamos haciendo para generar nuevos públicos.

Con el programa «Mochila cultural», por ejemplo, estamos generando nuevo público con la gente más joven, de los institutos y las escuelas, para que se acostumbran a ser creativos y a disfrutar de la cultura.

Lo estamos trabajando mucho y estamos cumpliendo en el plan Fes Cultura.

¿Qué balance me puede hacer de Fes Cultura, de lo que ya se ha hecho y hacia dónde vamos?

El balance es positivo. Por ejemplo, la inversión presupuestaría que nos marcamos en 2016 que era tener en 2020 un presupuesto que significara más del 1% del de 2016, se cumple. Hemos aumentado más de un 65% el presupuesto en cultura en estos cuatro años. Estamos sobre todo ayudando a los diferentes sectores: el audiovisual, las artes escénicas, los libros… se han triplicado y cuadruplicado de forma muy directa y específica para generar sector. Uno de los ejes principales es tener un sector creativo y cultural potente que genere puestos de trabajo. Son necesarias ayudas al sector, producciones propias y co-producciones, hemos aumentado en las tres líneas. Por otro lado, el acceso a la cultura por el conjunto de la ciudadanía: democratizar el acceso que depende de coser la sociedad valenciana con la vertebración a través de la cultura. Hemos hecho, por ejemplo, el circuito cultural valenciano, duplicando el número de ciudades que participan, a través de la oferta del Consorcio de Museos, aumentando mucho los espectadores… y seguimos trabajando.

El otro día hablamos con el director del Consorcio de Museos y dijo que València está viviendo una revolución cultural. No sé si la comparte. Muchos espacios culturales están ofreciendo mucha programación y el público está respondiendo con fuerza.

La apuesta es clarísima y con el Centre de Carme tenemos uno de los paradigmas más claros. Desde la consellería de cultura apostamos claramente por el Centro de Carme, duplicando el presupuesto que tenía cuando llegamos. Pero si no hay proyectos, con dinero no es suficiente. Se tienen que combinar las dos cuestiones, músculo y algo a aportar. Si tienes cosas a decir desde el mundo de la cultura, la gente responde, y se ha notado claramente.

En el Centro de Carme hemos multiplicado por cinco los visitantes. En el IVAM hemos crecido muchísimo también, todos los museos tienen más visitantes. Pero también en espectadores teatrales estamos llegando ya a los objetivos del plan Fes Cultura, y todavía nos quedaba un año por delante.

Hemos llegado también a los objetivos de máximos que nos marcamos de espectadores de música en vivo. Por lo tanto, es una realidad, nuestro territorio es el que más está creciendo en los índices de creación cultural y en el número de espectadores. Somos los que más rápidamente estamos creciendo, pero es que veníamos de la nada. Por lo tanto, el crecimiento tan grande queremos que continúe.

Esta legislatura tiene que servir para ir todavía más allá, no solo recuperar el tiempo perdido. Queremos ser los primeros en muchas cuestiones en el ámbito estatal, como lo somos en producciones, ayudas y generación de puestos de trabajo. Todavía hay muchos problemas, pero estamos afrontando la realidad. Es la obligación de un gobierno de izquierdas como el nuestro.

«Aula Ciclista tiene una repercusión brutal, los niños y niñas se lo pasan bien, pero además aprenden, reflexionan y ellos mismos nos proponen mejoras para la sostenibilidad a través de hacer un proyecto en bicicleta.»

Hemos visto proyectos singulares en el área de Deporte, como el Aula Ciclista, Deporte a la Escuela… al final tienen unos valores educativos importantes. Uno de los objetivos principales del área es hacer de la Comunidad un referente en el deporte. ¿Cuál es la estrategia?

Sí, estamos siguiendo diferentes estrategias para hacerlo una realidad. Nuestro territorio tiene que ser la Comunidad del Deporte, no solo por una cuestión de mensaje hacia fuera, sino sobre todo para adentro. Queremos que los valencianos y las valencianas practiquen cada vez más el deporte y que añadan en su día a día los valores del deporte. Estamos haciéndolo desde bien peques, promocionando el deporte con diferentes programas, potenciando además una movilidad sostenible. El proyecto tiene una repercusión brutal, los niños y niñas se lo pasan bien, pero además aprenden, reflexionan y ellos mismos nos proponen mejoras para la sostenibilidad a través de hacer un proyecto en bicicleta.

También para la población adulta, trabajamos el deporte base y los ámbitos saludables. Con colaboración de Sanidad, estamos recetando deporte en los centros de atención primaria, hemos hecho un proyecto. Sirve para que esos hábitos saludables se integren también en la población adulta. Además de esa parte de hábitos saludables, también trabajamos el acompañamiento en los deportistas valencianos con la tecnificación y acontecimientos. Cada vez hacemos más, pero no para una foto e irse. Se trata de acontecimientos de federaciones que tienen deportistas y que ayudan a tener más asociados aquí.

Queremos que se active la sociedad a través del deporte, por eso estamos trabajando con esa concepción transversal que el País Valenciano sea la Comunidad del Deporte.

Usted es profesor. ¿Qué le aporta su vertiente de maestro en el día a día político?

Creo que me aporta mucho, sobre todo en aquello que hacemos en el día a día. Igual que en una aula cuando planificas o buscas las actividades que vas a hacer, piensas en cada niño y niña, no en cuestión global. La sensibilidad de pensar para que cada cual aprenda en el futuro, creo que ayuda por ejemplo a desarrollar políticamente los proyectos que estamos haciendo. Pensar en cada persona que tendrá un beneficio con lo que hacemos, que el afecto en el día a día; pero también en el largo plazo, que estamos sembrando. Muchas de las cosas que hago ahora como conseller, las acabaré disfrutando como ciudadano, colectivamente. Así tiene que ser la política desde mi punto de vista.

¿Echa de menos el mundo de las aulas?

Sí, mucho. Cada vez que visito un centro me quiero quedar… lo he dicho más de una vez, un día lo cumpliré. Y tanto que lo echo de menos..

marza

Es uno de los Consellers más mediáticos. Quiero preguntarle por el momento de les Corts, cuando cogió un libro, Facha. ¿Por qué escogió ese libro? ¿se esperaba la reacción en las redes?

No me esperaba tanto, la verdad. Sí que sabía que era una forma de hacerlos frente, y lanzar el mensaje. La extrema derecha ha entrado a los parlamentos y de una forma diseminada, antes eran parte del PP, ahora son una escisión que tienen su propia marca y están blanqueándolos. Blanqueando la extrema derecha es peligroso, va en contra de la democracia. Que estén en los centros de representación popular es un problema que se tiene que hacer frente, a las calles y a todas las entidades. También en les Corts.

Para hacerlo, tiene que ser de forma contundente, diciendo las cosas por su nombre y sin blanquearlos. Su discurso es antidemocrático, va contra las minorías y genera odio. Por lo tanto, se les tiene que marcar muy claramente; no son personas sin cerebro, ellos saben perfectamente donde van y como querer destruir nuestro nivel de bienestar. Utilizan las banderas, pero la realidad es que están tapando la vergüenza, un proyecto muy claro de romper la sociedad. Hacer que los poderosos tengan más recursos y lo hacen de forma estudiada.

Me gusta estudiarlos para poder combatirlos de forma efectiva.

Usted ocupa a veces portadas por castigo (risas), pero también hay diarios que lo consideran una persona clave del éxito del Botànic por ser dialogante. ¿Qué le parecen estos contrastes en los medios?

La verdad es que es curioso. Hay veces que, según qué medio, parece que soy otra persona. En cambio, la realidad es todo lo contrario. Sé que muchas veces hay quién quiere utilizar para movilizar su electorado, es lo que intentan hacer. Pero a mí me gusta dialogar y escuchar a la gente. Modificamos y adaptamos nuestras ideas a lo que la gente nos dice.

Tengo una cosa clara: si hemos venido a la política, no es para continuar repitiendo los males del pasado y las desigualdades. Si movemos un poco el árbol del establishment, se recibe lo que se recibe, esto ya sabíamos que pasaría.

Este fin de semana ha sido el congreso del Bloc, muchos apuntan a usted coma futuro líder, incluso de Compromís. ¿Se ha planteado estar en otro lugar que no sea la Consellería de Educación?

Me veo en el aula… lo he dicho en muchas ocasiones, yo no entiendo la política como una cuestión personal. Soy una persona sin ambición personal de ser nada que no sea ayudar a la fuerza del pueblo valenciano. Tener una fuerza más de izquierdas, feminista, ecologista… y útil a la ciudadanía.

Sinceramente, ¿qué voy a hacer yo o que no? No me importa. Si tengo que estar barriendo, lo hago; si tengo que estar en la escuela, es lo que me gusta… pero no tengo ninguna ambición personal. Haremos aquello que sea necesario para fortalecer este proyecto que es un instrumento de servicio a la ciudadanía. Los partidos son instrumentos, en este caso Compromís, para poder mejorar la sociedad.

«Creo muy poco en los personalismos, no creo ni en mí mismo en este sentido. Es una cuestión colectiva y soy un privilegiado de estar haciendo lo que estoy haciendo gracias a mucha gente»

¿Cuál seria para usted el objetivo más importante, personal, que le gustaría dejar en un futuro después de haber pasado por la consellería?

Que cada niño y niña valenciano tenga más oportunidades y que el sector cultural y deportivo de nuestro territorio esté más fuerte y en mejores condiciones para generar puestos de trabajo y bienestar. Yo me quedo más que satisfecho. De hecho, ya lo estoy. Para mí, todos los avances que estamos haciendo, creo que colectivamente son muy positivos y queda tanto por hacer, que tenemos que hacerlo de forma colegiada.

Creo muy poco en los personalismos, no creo ni en mí mismo en este sentido. Es una cuestión colectiva y soy un privilegiado de estar haciendo lo que estoy haciendo gracias a mucha gente. Ahora hay que continuar y pasar el relevo, cuando toque y que continúe otra persona y continuar ayudando.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

catorce − cinco =